Design Thinking y Diseño Centrado en el Usuario para niños

Diseñar desde la empatía y entender las necesidades de los usuarios son habilidades imprescindibles para el s. XXI. 

Metodologías como el Design Thinking ayudan a los más jóvenes a entrenar la capacidad de diseño para resolver problemas de forma creativa y relevante.

Habilidades para toda la vida

Nunca es pronto para aprender a detectar problemas que valga la pena resolver.

El Diseño Centrado en el Usuario promueve una manera lógica y empática de crear soluciones: tecnológicamente factibles,  económicamente viables y deseables por las personas. 

Aunque en Kidcode formamos a equipos y empresas en los procesos y las herramientas del Design Thinking, lo que más nos gusta es ayudar a los más pequeños a adoptar esta mentalidad de “solucionadores”. 

Definir el problema que queremos resolver, idear soluciones, prototipar, testar e iterar son pasos intuitivos, naturales y divertidos para los niños y al mismo tiempo arraigan una mentalidad que les servirá toda la vida: aportar valor a los demás a través de nuestra creatividad

Un parque muy especial

Todo desafío de diseño comienza con una pregunta. En esta ocasión compartimos con nuestros alumnos ¿cómo tendría que ser un parque para que TODOS pudieran jugar? Y es que, aunque poco a poco se van modernizando, los parques infantiles no suelen tener en cuenta a los niños y niñas con diversidad funcional

¿Cuántas veces vemos a niños en silla de ruedas en el parque? O a compañeros con baja visión que puedan disfrutar sin peligro del mismo espacio? Nuestro objetivo sería diseñar un parque inclusivo, en el que todo tipo de personas, niños y padres pudieran jugar y divertirse de forma segura.

Confianza en sus propias ideas

El proceso de diseño comienza dando valor a un problema que es importante para nosotros. A partir del problema, definimos en qué parte del problema queremos trabajar.

Fraccionar el problema en partes más pequeñas o en diferentes “momentos” hace que sea más asequible de resolver y no resulte tan abrumador. 

Una vez expresado el desafío con una pregunta “Cómo podríamos…ayudar a (nuestro usuario) a obtener este beneficio?” comenzamos con la sesión de ideación. Al trabajar con niños funciona muy bien emplear la técnica del Brainstorming o lluvia de ideas. Las ventajas de esta técnica son: 

  • Escriben/dibujan una idea en cada post-it. Esto les permite organizar mejor sus pensamientos.
  • No juzgan las ideas de los demás ni son juzgados: lo importante es producir la mayor cantidad de ideas, sin pararnos a criticar.
  • Construimos sobre las ideas de otros: añadimos, sugerimos, nos inspiramos…

Una solución en equipo

Cuando ya tenemos la pizarra llena de post-its, les enseñamos dos pasos más a nuestros kidcoders:

El primero es Saturar y Agrupar que consiste en juntar los post its con ideas afines o similares. 

Luego realizamos una votación de las ideas (o partes de ideas) que más nos gusten. Con una técnica llamada “Dot Voting” cada participante dispone de 2 ó 3 puntos para repartir entre los post-its. Al finalizar se verá claramente qué idea parece más prometedora.

De esta forma, todo el equipo se “apropia” de la idea seleccionada. A partir de ella crearán su prototipo.

Prototipado rápido para niños

Si hay algo que les resulta intuitivo y divertido a los más pequeños es construir. Lo que ellos no saben es que “fabricar” nuestras ideas es otra forma de pensar, aprender y comunicar.

El prototipo de nuestra solución puede ser un boceto, una viñeta, una maqueta o incluso un juego de rol! La función del prototipo es comprender mejor nuestra idea y compartirla con los demás. 

Para crear nuestro prototipo podemos usar folios, cartón, cinta de carrocero, piezas de lego, impresión 3D… lo que se nos ocurra!

También hay herramientas digitales para simular apps o webs interactivas. Estos primeros prototipos son de baja resolución. Si invertimos un poco de tiempo y esfuerzo podemos llegar a un prototipo funcional o Producto Mínimo Viable

Estos conceptos son muy relevantes en empresas y equipos ágiles de desarrollo. Hoy en día se valora poder validar la idea los más rápido posible e inviertiendo los mínimos recursos necesarios.

A continuación toca testar el prototipo con nuestros usuarios para recibir su feedback. Cuando la persona para la que diseñamos prueba nuestra solución obtenemos mucha información sobre qué aspectos podemos mejorar. 

Compartir nuestra opinión sin ofender

En Kidcode nos gusta mucho enseñar a nuestros alumnos pequeños y mayores a dar “feedback constructivo“. Por desgracia no solemos recibir este entrenamiento y cuando opinamos sobre las ideas de los demás muchas veces parece un ataque personal. 

Con la técnica “Me gusta/Me gustaría” los alumnos expresan:

  • Cosas que les han gustado de la solución.
  • Aspectos que les gustaría incluir o mejorar.
  • Dudas que les surgen.
  • Nuevas ideas que les sugiere. 

De la idea a la empresa

Lo que sirve como ejercicio de clase, diseñar un parque inclusivo, es una realidad (empresarial) para un padre de Oregon (EEUU). Cody Goldberg diseña parques inclusivos para hacer del mundo un lugar mejor. Porque cree positivamente, que jugar es la mejor forma de aprender, perseverar y relacionarse.

Si quieres aprender más sobre este diseñador, no te pierdas su charla TED

Esperamos que te haya gustado

En Kidcode creemos que el diseño centrado en el usuario puede tener un impacto positivo en la vida de las personas. Compartir estas habilidades y entrenar a niños y adultos para que mejoren su entorno y solucionen problemas que vale la pena resolver multiplica el impacto de esta metodología.

Si te interesa aprender más o introducir esta disciplina en tu centro educativo o tu organización, te ayudamos con un plan acorde a tus necesidades. Explícanos tu caso en el tel. 886 142 469 o en info@kidcode.es y estaremos encantados de ayudarte.

 

 

 

 

error: Content is protected !!